Consejos para tener una economía doméstica sana | AF

Desde pequeños nos enseñan ecuaciones, geometría, fórmulas de álgebra, raíces cuadradas y un sinfín de cosas más. Pero no nos enseñan a gestionar nuestra economía y a tener una base financiera lo suficientemente sólida para evitar futuros sobresaltos.

Debido a esto llegamos a tomar decisiones erróneas que hacen que gestionemos mal nuestros ingresos, gastos y por ende ahorros.

Durante la crisis del 2008 fue cogiendo popularidad la famosa frase “Nunca gastes más de lo que ganas”. Algo que nos deberíamos de aplicar todos pero que realmente pocos lo hacemos. Así es, siempre tenemos en mente cuando pensamos en alguien rico aquella persona que gana mucho dinero pero cuidado, ¡eso no significa que esté financieramente equilibrado!

Puede ser que ingrese mucho, pero también su ratio de gasto sea demasiado elevado y por tanto, viva sumergido en un mundo de préstamos, intereses, y costes totalmente evitables.

Para poder alargar el mes con nuestros ingresos hay varios trucos que podemos realizar, ¿quieres conocer algunos?:

1-. Como bien hemos indicado anteriormente, “Nunca gastes más de lo que ganas”.

2-. Algo también importante es poder ahorrar al menos el 20% de los ingresos de cada mes. Lógicamente esto va depender proporcionalmente de la cuantía y de tus gastos fijos. Pero si consigues llevar un control al céntimo, te darás cuenta de que tu capacidad de ahorro es mucho más elevada de lo que imaginabas.

3-. Intenta tener sólo una tarjeta de crédito.

4-. Piensa en la jubilación, en futuras fluctuaciones y por supuesto en el ahorro. No vivas el presente como si no hubiera un mañana… ¡al menos en términos financieros! Nunca se sabe que puede ocurrir y a que tienes que hacer frente, o si tu situación dentro de unos meses puede empeorar y tengas que tirar de tus fondos.

5-. Conoce en todo momento el saldo de tu cuenta. Existen aplicaciones donde puedes gestionar y controlar todos los gastos.

6-. Evita pagar cuotas mensuales como la del gimnasio al que nunca vas, o esa subscripción a la que sigues enganchado simplemente por pereza a darte de baja.

7-. Por último prescindir de los gastos pequeños como es el tabaco, o incluso en vez de desayunar todos los días fuera hacerlo de forma ocasional.

Haz la prueba, y verás como con estas recomendaciones  podrás ahorrar y por tanto, vivir más cómodamente.